lunes, 26 de mayo de 2008

El derecho a decir no

A partir de la división que reina en el país desde hace días y la consiguiente división de actos para el 25 de Mayo, Jorge Lanata escribió una interesante nota en Crítica de la Argentina. Les dejo algunas citas:

- Hace mucho que ya nadie discute los alcances de las retenciones; hace mucho que el Gobierno transformó a ésta en una discusión de principios, de autoridad. Y nadie se baja de una discusión de principios.

- “Los quiero ver humillados”, dicen que dijo en Puerto Madero el presidente K con respecto al campo, en la primera tregua. Estamos discutiendo la capacidad del Gobierno de absorber un “No”; su versatilidad para negociar, estamos, en verdad, discutiendo lo democrático de esta democracia.

- Enarbolar un aumento porcentual de las retenciones como el símbolo de la política tributaria socialista es, simplemente, una estupidez que no resiste análisis alguno y que sólo puede ser fogoneada por intelectuales a sueldo, como lo ha sido.

- Aunque las bautice con el eufemismo de “tensiones del crecimiento”, quedó bastante claro que al Gobierno no le atemorizan las luchas gremiales, o al menos algunas. Ha llegado al punto de subsidiar, en muchos casos, el pago de salarios para evitarse ese tipo de conflictos.

- La Federación Agraria es una entidad gremial que reúne a cientos de miles de pequeños productores. Pero, se ve, es más difícil de comprar que el de camioneros. No es un sindicato dócil. Sus dirigentes piensan.

- La intolerancia del Gobierno es tal que se ha llegado a afirmar que estamos frente a un conato de golpe de Estado. El diagnóstico sería gracioso si no hubiera sido repetido hasta el cansancio por algunos intelectuales subsidiados o por políticos de asombrosa versatilidad. Hay algún estadío intermedio entre la obediencia ciega y la traición, y alguien debería decírselo a los presidentes.

- Aunque a veces hable desde el congreso del PJ en Almagro, el Gobierno gobierna para toda la población: esa dinámica implica, también, personas que digan que no. Algo hay que hacer con ellas. Tienen derecho a decir que no.

7 comentarios:

Ana dijo...

Muy buena la nota. Me gustó este párrafo:

"La Federación Agraria es una entidad gremial que reúne a cientos de miles de pequeños productores. Pero, se ve, es más difícil de comprar que el de camioneros. No es un sindicato dócil. Sus dirigentes piensan"

Quizá hayan sido los UNICOS que no se pudieron comprar...

gonza dijo...

muy bueno. la tiene clara el gordo

Dayana dijo...

Todo esto que pasó me recuerda a una celebración griega: el Día del No, que se celebra cada 28 de octubre en Grecia.

Si bien el motivo del Día del No griego no tiene nada que ver con nuestra realidad, creo que este 25 de mayo fue el Día del No de los que estuvimos en Rosario y de muchos otros que hubieran querido estar.
Decir No es incómodo, difícil y puede traer respuestas dolorosas a veces, pero también decir No es ser conscientes que podemos elegir entre aceptar un sometimiento o plantarnos por lo que creemos justo, a pesar de las consecuencias.

Te dejo un link hacia el Día del No griego, así conoces la historia
http://sinfamilianiotrosanimales.wordpress.com/2007/11/01/28-de-octubre-dia-del-no/
(aunque el último comentario de la autora del post revela que analiza los hechos de una forma algo miope, pero es el texto mejor explicado que encontré vía google)

Revodarx dijo...

No me des las gracias, tu blog vale la pena, volveré con regularidad. De hecho, te propongo intercambio de enlaces, que te parece?

besos

The sea, the sky, the dust dijo...

Perdona, soy Vanity, el otro comentario te lo dejé sin querer con una cuenta vieja.

No me des las gracias, tu blog vale la pena, volveré con regularidad. De hecho, te propongo intercambio de enlaces, que te parece?

besos

eduardesky dijo...

y si, desde hace años que los K llevan cualquier discusion al terreno ideologico, de esa manera se evita tratar el problema, igual me causa gracia esto de la izquierda apoyando al campo, cosas locas de este pais lindo

chorros chorros chorros
devuelvan los ahorros!!!

Pedro Martín dijo...

Es muy bueno el análisis de JL. El tema tiene que ver con la tolerancia al que piensa distinto, si hay que tener un pensamiento único, válido, imperante, o se permite el disenso.