miércoles, 4 de marzo de 2009

1, 2, 3... ¡Vendido!

En la actualidad nada escapa a la posibilidad de ser comercializado. Mahatma Gandhi, el líder espiritual indio, no es la excepción. Algunas de sus pertenencias serán subastadas en Nueva York a pesar de la oposición de su familia y del Ministerio de Cultura de India.

Gandhi lideró el proceso de independencia pacifista de India. En 1948, a meses de la emancipacion del Imperio Británico, un fundamentalista hinduista asesinó a quien es considerado como el padre de la nación.
Los míticos anteojos redondos, un par de sandalias, un reloj de bolsillo, un plato y un cuenco. Ésos son los elementos por los que su bisnieto, Tushar Gandhi, ha hecho lo posible por detener que se lleve a cabo a la venta. Se estima que los objetos podrían venderse en unos 30.000 dólares. Por su parte, el Ministerio de Cultura de India está analizando si se puede evitar la subasta por la vía judicial.
El elemento más importante de la subasta son sus anteojos, ya que se dice que en los años '30 Gandhi le regaló ese mismo par a un oficial del ejército afirmando que a través de ellos había visto "una India independiente".


--------------------------------------------------------------------------------
Fuente y más información: elpaís.com.
Foto: Sacada de En el Camino de la Paz.

5 comentarios:

Albano Barrufaldi dijo...

Bueno...
No todo se compra
No todo se vende

Albano Barrufaldi(REGALADO)

Augusto Fernández Díaz dijo...

entiendo el sentido de tu post y lo comparto: no hay respeto por nada ni por nadie... un tipo que dio su vida a buscar la paz del mundo ahora es sólo un elemento más de marketing... asqueroso.
Saludos

Augusto

Augusto Fernández Díaz dijo...

entiendo el sentido de tu post y lo comparto: no hay respeto por nada ni por nadie... un tipo que dio su vida a buscar la paz del mundo ahora es sólo un elemento más de marketing... asqueroso.
Saludos

Augusto

Nono dijo...

El concepto de "valor" esta un poco desviado...

Allendegui dijo...

Es paradójico que las pertenencias de un pacifista desaten un conflicto.